Imprimir esta página
Lunes, 24 Agosto 2015 11:38

La verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada. Y en trabajar más, y no menos

Escrito por Redacción
Valora este artículo
(0 votos)

Por José Lirio Jiménez

Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, aprovecharía ese tiempo lo más que pudiera. Posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo. Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.

Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundo de luz. Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen. Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo me tiraría de bruces al Sol. Dejando descubierto no solamente mi cuerpo, sino mi alma a los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse.

A un niño le daría alas, pero le dejaría que él solo aprendiese a volar, a los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez sino con el olvido. Tantas cosas he aprendido de nosotros los hombres  ya que todos deseamos vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad, está en la forma de subir la escarpada, y en la forma de aceptar el trabajo. He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño lo tiene atrapado por siempre, he aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse, son tantas las cosas que he aprendido de ustedes los hombres que ya nada me queda.

Pero realmente  de muchos no habrá de servir, porque cuando nos estemos muriendo, y cuando esto suceda Dios no nos preguntará cuál era tu titulo; te preguntará si hiciste tu trabajo con lo mejor de tu capacidad.

Tampoco te preguntará cuantos amigos tenías; te dirá que a cuantos consideraba amigos. Ni con que vecindario vivías, te dirá como tratabas a tus vecinos, o el color de su piel, tan solo la pureza de tu interior. Todo esto se resuelve con unas simples líneas que serían. Liberas tu corazón del odio, del rencor, la mente de lo nefasto, vivir de forma simple y sencilla. Dar más con la esperanza de esperar menos. Pues tan solo una persona de gran corazón tiene la fuerza para defender a los más débiles cuando están en peligro por el odio y el rencor creado, el odio enferma el corazón, y mantiene las personas en tensión.

Desalojemos el odio entre españoles, y entre todos y viviremos mejor siendo la escalada de la vida la vencedora del odio, y la vencedora de la envidia, y los rencores.

Ya que los valores de la vida son universales. Y estos son, honradez, amor, bondad, modestia, solidaridad, amistad, libertad, justicia, honor, verdad, respeto, fe, paz, lealtad, cortesía, prudencia, integridad, responsabilidad, tolerancia compromiso, servicio, fortaleza, igualdad, felicidad, y sinceridad,. Así que debemos aprender a vivir todos por un mundo mejor.  Pues mi deseo es que se ame, y que amando, también seas amado. También que tengamos muchos amigos y que, incluso malos e incompetentes sean valientes y fieles, y por lo menos tener uno en quien puedas confiar sin dudar, la vida es así, puro sacrificio, y no pura diversión.

También deseo a todos que, siendo hombre, se tenga una buena mujer, y que siendo mujer, se tengas un buen hombre, mañana y al día siguiente, y que cuando estemos exhaustos  y sonrientes, se hable sobre el amor para comenzar, una paz duradera en este mi país, la que hemos tenido y la que queremos continúe.

Pues cuando gobierna la incoherencia, pasa, lo que vemos, y ya, no tenemos nada que sea productivo, sino destructivo. Pues cuando se trabaja mas, se tiene más, y cuando se trabaja menos se tiene menos, de modo que debemos aplicarnos el cuento de la hormiga, y no el de la cigarra como habitualmente sucede, y todo por habernos instalado en la comodidad, sin sacrificio alguno, los que tuvimos que trabajar de sol, a sol, para levantar a las familias, y al estado lo sabemos bien, así que nadie olvide que se es mas feliz y se tiene mas cuando se trabajas más, y no cuando se trabaja menos, vivir de las limosnas del estado nos conviertes en esclavos, y no es papa estado el que nos resuelve los problemas, debemos ser, nosotros mismos, con nuestra valentía de tirar adelante recordando el pasado, para poder fabricar el futuro, de nuestros hijos, y nietos.

Si todas estas cosas llegarán a pasar, os aseguro que es lo mejor de lo que nos puede pasar, lo contrario sería catastrófico. Y como por ahora no tengo más que desear sólo pido que seamos felices.

Visto 659 veces Modificado por última vez en Lunes, 24 Agosto 2015 11:43