Diciembre 05, 2019

Login to your account

Username *
Password *
Remember Me

El camino que llevamos no es el más correcto. Es necesario que busquemos un camino diferente

Por José Lirio Jimenez

No debemos perder la confianza, ni la consciencia de uno mismo: Ya que perseguir el éxito no nos lleva a ninguna parte, debemos perseguir la experiencia, y ella nos llevará al éxito. Es lo que les pasa a muchos, persiguen éxito, y no la experiencia. Sobre todo en la política, y así nos va.

Ahora que todo lo que vemos es oscuridad en nuestro futuro, debemos aceptar que las decepciones y los reveses forman parte de cualquier persona, y no debemos asustar a nadie, con nuestro miedo de no actuar, en pos, de la libertad, que estamos perdiendo, gota, a gota.

Debemos tener confianza. Pues vivimos en una sociedad en la que muchos entienden que si vas al gimnasio para fortalecerte, eres un fenómeno. Pero si dices  que estas trabajando para transformarte en una persona más completa, muchos te miran como si fuese algo raro. Yo personalmente no lo entiendo. ¿Acaso hay algo mas importante?, que trabajar, o estudiar, para crear un futuro de cara a tus hijos, y tu país.

Confianza. La confianza  es esencial para poder alcanzar nuestros sueños, la confianza no es arrogancia, sino la consciencia de que nuestras vidas son cortas y de que, en realidad, tenemos muy poco que perder cuando nos arriesgamos a luchar por lo que queremos. Y la mayoría lo que queremos, es paz, trabajo, educación de calidad, y con recursos, pero necesitamos confianza, en la clase política, cosa lejos de alcanzar, por  la clase  de políticos que tenemos, en una mayoría de ellos.

Veamos: como podemos hacer un poco de memoria para agilizar la pérdida de la misma. Ya que los españoles perdemos la memoria con mucha facilidad: Ya no nos acordamos de lo que pasamos con Zapatero, y sus cinco millones de parados.

Veamos: empecemos por los buenos modales perdidos por la falta educativa; Los buenos modales perdidos, en estos tiempos tienen mala fama. Normalmente asumimos que “ser educados” es sinónimo de “ser falso” y lo contrario de “ser nosotros mismos” Pero los modales son una regla necesaria para cualquier civilización, y están íntimamente  asociados a la tolerancia: y a la capacidad de vivir junto a personas con las que nunca estaremos de acuerdo. No podemos hacer responsables a los demás de todos nuestros problemas, o cambios de humor.

En esta sociedad actual: se han modificado las actitudes y formas de conveniencias, para adaptarlas a intereses y conveniencias propias, donde solapadamente tratan de seducirnos invirtiendo el sentido de las cosas. De modo que lo que ayer era malo, y se procuraba evitar. Hoy es bueno porque lo hacen todos. Y lo que ayer era admirable y merecía nuestro respeto. Hoy es ridículo y anticuado. No debemos olvidar nuestro pasado, porque sin pasado no existe futuro.

Así que ya no existe verdad alguna que nos guíe y nos diga lo que esta bien, y lo que esta mal, aunque no nos guste. (Ahora solo queda el hombre su interés y conveniencia).

El verdadero pensamiento del hombre: es algo anterior a lo físico. Es el pensamiento responsable de todas las decisiones que tomamos, en momentos determinados, y la decisión que tomamos, a gran velocidad en el año 75. Decisión tomada erróneamente ya que 40 años después lo estamos pagando. (Las prisas siempre fueron malas consejeras).

Debemos recordar nuestra historia; Porque sin el valor del pasado y su historia, nunca construiremos un futuro. España en estos momentos esta abocada a pactos de estado, si es que queremos que este mal hacer político se arregle. Este pacto debe ser entre todas las fuerzas políticas. Pactos de la enseñanza, en la sanidad, en la justicia, en las autonomías, en la unidad territorial, en la inmigración controlada, para que esta pueda ser regulada, en ayuntamientos, Parados, diputaciones etc.

En 1975, los españoles, nos embriagamos con una libertad muy mal entendida, y, nuestra torpe resaca, se hicieron fragmentos de España, en parte como cajas del queso el caserío, (en porciones). (O mejor dicho España dividida). Y a todos les toco la lotería con las autonomías, y ese nerviosismo, nos llevó a tomar café muy cargado, y lo que convenía tomar en esos momentos de euforia libertina era un tranquilizante, o algún que otro relajante, para sosegar a los impacientes, calmar a los ambiciosos. (Y ahora estaríamos bastante mejor). Ya que existe  un pesimismo atroz, que no es precisamente un signo de “inteligencia y de profundidad intelectual” sobre todo en la mayoría de la clase política.

De modo que, en el 75, con la borrachera cogimos los valores equivocados, con las personas equivocadas en cuanto a temas políticos, y de esa torpeza la ruina obtenida, tanto económica así como en valores, donde todos querían un puesto relevante, como trabajo para toda la vida, y bien pagado, y todos se apuntaron a ser políticos.

 

Y desde entonces surgieron como zetas los reinos de taifas con sus respectivas cortes, haciendo su agosto. Es entonces, cuando empezó a caer el maná en forma de asesorías, observaciones, privilegios, y corrupciones, y desde entonces así estamos, y no mejoramos, las prisas son muy malas consejeras, pero no aprendemos.

 

Así que, todos los españoles de bien estamos decepcionados con el comportamiento de nuestros políticos, pues su comportamiento lleva consigo la ruina de España, su división, y estos políticos son los mismos que la gente del pueblo, donde muchos de ellos estuvieron sentados en la misma escuela, y los mismos bancos, así que los políticos somos todos, pero con circunstancias muy distintas.

 

Así que, el camino que llevamos no es el más correcto. Por esta razón es necesario que busquemos un camino diferente. Si es que queremos llegar a un destino distinto. Ya que la solución solo depende de nosotros, y no de los demás, ya que si dejamos que dependa de los demás, el que decide no eres tú, sino otros.

 

Valora este artículo
(4 votos)
Comparte en tus redes sociales