Octubre 20, 2019

Login to your account

Username *
Password *
Remember Me

Se nos acaba la paciencia

By Redacción Septiembre 17, 2019 1381

Por Nacho Holgado

El negocio partidista actual nos lleva una vez más a un callejón sin salida y al pueblo le toca volver a las urnas debido a la incapacidad de llegar a acuerdos de nuestros representantes públicos

Como votante no me siento representado por ningún partido, no conozco ningún candidato que de verdad se comprometa a buscar soluciones a los problemas que acechan a mi localidad.

Desgraciadamente, en la cultura política española actual impera la disciplina de partido por encima de todo y el político que diga lo contrario miente a sus votantes, los algecireños sabemos mucho de eso.

Nunca se me olvidará la contestación de mi ex-jefa cuando le dije que no podía votar a favor de medidas que eran perjudiciales para Algeciras. "Nacho tú eres concejal de Ciudadanos", mi replica fue "a mí me han elegido los algecireños y me debo a ellos". Poca gente sabe lo que he sufrido y luchado por mi localidad.

Siento envidia de los países donde el cargo público tiene la libertad de poder votar por lo que considera que es mejor para la población que representa, incluso si es contrario al posicionamiento de su propio partido, sin tener repercusiones futuras.

Es lamentable el teatrillo que argumentan muchos de nuestros representantes para intentar parecer que nos defienden, cuando saben que al final su voto lo decidirían los intereses partidistas de turno.

Nos quejábamos del bipartidismo, pero los partidos de "nuevo cuño" no han hecho más que acabar con las últimas esperanzas que teníamos depositadas en la clase política.

Sólo espero que el voto castigo que se va a imponer en esta nueva repetición electoral no nos lleve a un escenario peor del actual, que no volvamos a épocas pasadas de posicionamientos extremos y más cuando se avecinan duros años económicos donde la principal herramienta de trabajo debe ser el diálogo.

Debemos superar la etapa de pasotismo actual y exigir diariamente a nuestros políticos lealtad a sus conciudadanos. Debemos imponerles que trabajen para mejorar la vida del ciudadano de a pie y dejen de mirar únicamente por la seguridad de su escaño.

Valora este artículo
(2 votos)
Comparte en tus redes sociales