Noviembre 12, 2019

Login to your account

Username *
Password *
Remember Me

Lo importante no es saberlo todo, como sus señorías dan a entender, sino saber todo lo que sea importante

Por José Lirio Jiménez

Para España y el mundo es bueno que existan hombres políticos de ciencia, pero es mejor que sean hombres, y mujeres con conciencia, que sepan lo que hay que hacer, y lo que se debe hacer. Es bueno que los políticos  hagan planes y fijarse un propósito. Pero hay que llevarlo a cabo, y para poder tener éxito hay que realizar las cosas necesarias para poder lograrlo. Pues bien nada de esto sucede con esta tanda de políticos mediocres y con muy poco talento

Digamos que los políticos se creen sobre todo en las izquierdas, que todo lo que hacen es bueno, y dura para siempre, y no es así, porque todo lo están haciendo actualmente es malo para el pueblo y para España. Y dura lo suficiente para  que no sea olvidado. En cuatro años hemos votado cuatro veces, y esto es malo, no se ponen de acuerdo, la economía va mal, y el mundo laboral en la banca rota. (Y esto no se olvida señor Sánchez).

Ustedes habéis convertido España es un teatro donde unos pocos actúan y otros observan. La sociedad necesita de ambos. Pero solo los primeros mejoran España. Pero los observadores, están a verlas venir, sin hacer nada, y el ejemplo lo tenemos en Cataluña, y ustedes los políticos no hacéis nada, y esto arruina nuestra nación.

Por esto dirijo esta nota en forma de carta, a los políticos:

Carta dirigida a todos los políticos tanto a nivel local, como regional, así como Nacional. Ahora en la actualidad.

No quiero ser la oveja negra, de ningún político, Pero lo que está a la vista de todos no necesita gafas. Así que está claro que gran parte de la culpa de lo que nos esta pasando, son de los políticos, actuales, observadores de lo que esta pasando, sin actuar. Y por otra parte en menor grado, los padres, siendo permisivos con nuestros hijos, y como no, la educación, una educación permisiva, e ideológica, y sin sacrificios, para que nuestros hijos no se depriman.

Así que, tenemos una sociedad actual turbulenta, y con nubarrones, porque se han realizados políticas sin principios, se ha realizado una economía sin moral y sin lógica, nos han querido hacer ver que tenemos bienestar, pero sin trabajo, realizan reformas educativas sin carácter y marcha atrás, sin seguir la lógica del sentido común.

Desgraciadamente muchos políticos no se dan cuenta, o no tienen capacidad para enterarse muchos de ellos, por su baja autoestima de España, e intelectual, y sin experiencia. No se dan cuenta  que lo que esta en riesgo es la propia existencia de España. Ahora mismo debemos buscar la formula de quitarlos de en medio, y  la única que existe es no votándolos. Y al ser posible que paguen por lo que están haciendo. Su prepotencia es hacer alardes del poder, y de engañar, pero sin ponerse de acuerdo.

Todo esto es fundamental el político debe comportarse como un matrimonio, y deben darse cuenta de que ellos juegan en el mismo equipo, que es nuestro equipo, y no en equipos contrario como lo hacen en política, porque nuestro equipo es España. Por esta razón de peso deben ponerse de acuerdo.

Es evidente que el matrimonio no es una institución, pero España si que lo es, y mucho más que eso. Cuando un hombre y una mujer se casan, se acaba el yo, y empieza el nosotros, y España es el nosotros, y no una institución del yo, ese yo, particular que desvía los intereses de todos los españoles por parte de muchos políticos, que solo buscan el sillón.

Siempre ha existido y continúan existiendo palabras inútiles que hieren sensibilidades, pero el silencio rompe unidad y sentimientos. Nunca se debe tratar ser, lo contrario de lo que se piensa. Sobre todo cuando se trata de la unidad de España.

Nunca se debe pedir a nadie nada a cambio de algo sea, donde sea, y venga de donde venga, y mucho menos vender España como habitualmente viene ocurriendo con el favoritismo político a cambio de votos, que a nadie beneficia salvo a los enchufados y a sus amiguetes clientes, destructores de España.

Mis padres me enseñaron así a ser humilde, trabajador respetable, cumplir con las obligaciones, ser honrado con todo, y decir lo que sientes, aunque algunos se fastidien.

Los políticos cuando manejan dinero público, deberían pensar como administrar las cuentas de todos, no es tan difícil. Pongo un ejemplo: Cuando analizas lo que ocurre en una empresa, en una sociedad, o en los partidos políticos, automáticamente se deben buscar las causas que provocan esa situación anómala, porque solo trabajando sobre las causas cambian los efectos de las mismas. No tengo ninguna duda de que una de las principales causas de la prosperidad que vivimos en años pasados, fue la actitud de la generación, de políticos con experiencia y con talla política, que hoy día no existe, y también la actitud de nuestros padres, que ahora sencillamente no existen. Solo los herederos.

Ejemplo: esa actitud absurda de  los políticos de gastar, y hacer cosas donde no es necesario, o, urgente hacer, como por ejemplo; la actitud del valle de los caídos, o el paso de Meira, o empezar a cobrar el impuesto de bienes e inmuebles, a quienes hacen siglo nunca pagaron, por decisiones políticas. Como pueden ser, Ayuntamientos, edificios públicos, o religiosos. Dinero perdido, y tiempo perdido,  en cosas que no son necesarias, de momento porque existen otras cosas mas urgentes. Ya que nadie del pueblo hace décadas no pide, salvo los que quieren mantenerse cobrando sin trabajar, como es el caso de los impuestos de sucesiones. Unos lo quitan en Andalucía,  y otros intentan recuperarlo.

Así esta todo, hecho desbarajuste por la incapacidad de no saber gobernar. Hay que hacer promesas, pero hay que cumplirlas, hay que tener dignidad sin pisar la de los demás, es bueno tenerlo todo, pero también hay que cumplir con el que no tiene nada, hay que buscar siempre la verdad, no la mentira, y lo importante  no es saberlo todo, sino saber todo lo importante.

Y esto es para todos, pero en especial aplicable a los políticos de nuestra era, porque salvo algunos, todos llevan el camino equivocado. Espero que esta sea la última vez, que votemos, sin acabar la legislatura.

Valora este artículo
(0 votos)
Comparte en tus redes sociales